La importancia de una buena higiene de las manos en la industria alimentaria

Como encargado del control de calidad en la industria alimentaria, usted sabe como ninguna otra persona lo indispensable que es una buena higiene. Quiere cumplir con todas las leyes y regulaciones, así como adquirir los certificados adecuados: todo para garantizar esa calidad prometida. Es consciente de que un brote viral o una plaga puede detener de inmediato la producción o peor aún: atraer atención mediática negativa, algo que quiere evitar en todo momento. Uno de los elementos más cruciales de la higiene en la industria alimentaria es la higiene de las manos, ya que las usamos para tocarlo todo. ¿Por qué es esto tan crucial? O incluso más importante: ¿cómo se asegura de que todos los empleados cumplan con las instrucciones sin problemas?

Las transmisoras número uno de virus y bacterias

Ya sea trabajando en una cinta transportadora con cuchillas, tocando la carne o levantando cajas, los empleados tocan todo con sus manos, en cualquier caso, en los procesos que aún no se han automatizado. Pero también en casa, durante los descansos y al ir al baño los dedos entran en contacto con todo tipo de cosas. No es de extrañar que nuestras manos sean la principal transmisora de virus y bacterias. Incluso si se llevan guantes puestos, ya que, los virus se pegan a los guantes cuando los empleados tocan los envases, esparciéndolos después de quitarse los guantes.

El peligro de una mala higiene

Ya sea en casa, durante el descanso o al ir al baño: un virus o una bacteria acaban enseguida debajo de una uña o encima de la piel. Es más, a los microorganismos les encanta colonizar la superficie de la piel, como, por ejemplo, el conocido virus ToBRFV en el cultivo de tomates. Si un trabajador en un cultivo de tomates lo introduce sin querer en el invernadero y toca un tomate, les saldrán manchas en un santiamén a todos los preciosos tomates rojos. El «virus marrón» ataca sin piedad. ¿Y la consecuencia de ello? Adiós cosecha y adiós dinero. Una pérdida doble. Pero también con la carne, el pescado y otros alimentos, los virus y las bacterias son responsables de contaminaciones cruzadas que ocasionan, por consiguiente, enfermedades e infecciones alimentarias. Es obvio que como encargado del control de calidad de la empresa quiere evitar esto a toda costa. Es su responsabilidad asegurarse de que todos los empleados que se adentren en la zona de producción se laven y desinfecten las manos, repetidamente y a fondo. Pero ¿cómo puede estar seguro al 100 % de eso? Todo eso comienza facilitando todos los elementos necesarios para una higiene de manos debida y en el orden correcto.

Así hay que desinfectarse las manos en la industria alimentaria

Una buena higiene de manos consta de cuatro etapas, cada una de ellas igual de importante en el proceso:

  • Enjabonar
  • Lavar
  • Secar
  • Desinfectar

El primer paso es el uso del jabón para manos adecuado. El jabón se asegura de que se desprendan más fácil la suciedad, las bacterias y los virus de las manos, por lo que es importante dejar que el jabón haga su efecto al menos 20 segundos. Después de enjabonarse las manos, hay que enjuagarlas con agua, un paso importante, ya que el jabón no desaparece de por sí. Es decir, lavarse y enjuagarse las manos es imprescindible. Después viene la etapa más infravalorada: secarse las manos. Esto es muy importante. Las manos deben estar completamente secas antes de que el empleado las desinfecte. En efecto, la desinfección no funciona si las manos están mojadas porque el agua funciona como un tipo de película protectora sobre la piel, lo que hace que el desinfectante no entre en contacto con la piel y no pueda hacer su trabajo. Reiteramos: después de enjabonarse y lavarse las manos, secárselas bien y luego desinfectarlas. Todo eso suena fácil, pero ¿entonces por qué no se hace esto de la manera adecuada en muchas empresas?

Haz que la higiene de manos sea imprescindible y no una opción

Las normas sobre la higiene de manos están colgadas en todas las puertas que dan a la planta de producción, están descritas al detalle en el manual del empleado y se explica minuciosamente durante la formación de nuevos empleados. También están listos el lavabo con su dispensador de jabón, el secador de manos o las toallitas de papel y el desinfectante. Y, aun así, parece ser que en la práctica los empleados no siempre se toman su tiempo o se esfuerzan por seguir este proceso de la manera adecuada, es decir, varias veces, también después del descanso o de ir al baño. ¿Cómo puede ser? Puede que sea porque son menos conscientes de los riesgos que conllevan una mala higiene de manos y de las graves consecuencias que eso puede ocasionar.

Por eso nosotros creemos en un proceso de lavado de manos obligatorio. Con una compuerta higiénica, el enjabonado, el lavado, el secado y la desinfección ya no son una opción, son una obligación, ya que el empleado tendrá que seguir todos esos pasos si quiere entrar en la planta de producción. Se pueden secar las manos con toallitas de papel, pero un secador de manos es la solución más rápida e higiénica. Además, con el secador no hace faltar comprar papel, ni tampoco reponerlo ni deshacerse de las toallitas usadas. El torniquete solo se abre una vez que se ha usado el desinfectante. Todo esto en su conjunto forma la compuerta higiénica. Esta compuerta le ahorra mucho trabajo al equipo de control de calidad y al responsable de la higiene dentro de la empresa, ya que las instalaciones gestionan el proceso. De lo único que se tiene que preocupar es de que las máquinas funcionen con la configuración correcta y de que se mantengan bien. Con tan solo eso, ya tiene garantizado el proceso de higiene de las manos.

Una compuerta higiénica a medida

En una compuerta higiénica, los empleados se enjabonan, lavan, secan y desinfectan las manos sin contacto y de manera obligatoria. Cada y una vez que tengan que pasar por ella. También se puede incluir un fregado de las suelas si usted quiere. La mejor forma de instalar y equipar la compuerta varía dependiendo de la empresa. Todo depende del espacio disponible y cuántas personas entran a la vez. Por suerte, se puede elaborar completamente a medida y siempre cabe, incluso en su empresa. ¿Está interesado en ver qué aspecto tiene una compuerta higiénica? Consulte este vídeo o utilice nuestro selector de higiene para determinar qué instalación se ajusta mejor a las necesidades de su empresa.

¿Quiere leer más sobre la higiene en la industria alimentaria?

La higiene personal va mucho más allá de la higiene de manos. ¿Quiere consultar todas las normas, reglamentos y soluciones en un resumen práctico? Consulte este libro blanco: Higiene personal dentro de la industria alimentaria.

Wout Spanjers
Team image
Contacto con nuestros expertos