Mantenimiento anual: algo imprescindible para su lavadora de cajas

Mantenimiento anual: algo imprescindible para su lavadora de cajas

Para poder garantizar la continuidad del proceso de producción de su empresa alimentaria y para poder trabajar con portadores de carga que estén bien limpios, es importante que funcione bien su lavadora de cajas. Por eso es imprescindible planificar sistemáticamente un amplio mantenimiento anual.

Durante el amplio mantenimiento anual —que lo puede llevar a cabo su propio servicio técnico o su proveedor—, se comprueban en particular todas las piezas móviles y desgastadas de la lavadora de cajas. Ejemplos de dichas piezas:

-           Bomba

-           Ventiladores extractores y de soplado

-           Bomba del dispensador de productos químicos

-           Indicador de nivel (sensor de nivel)

-           Sensor de temperatura

-           Resortes de gas de las puertas mariposa

-           Cadena y desagüe de la cadena

-           Engranajes

-           Cojinetes

Durante el mantenimiento anual, se sustituyen preventivamente de forma estándar las válvulas magnéticas, los indicadores de nivel de plástico y la manguerita de la bomba de productos químicos (si la hubiere). Las boquillas, en principio, no se sustituyen durante el mantenimiento, pero a lo largo del año en el momento que dejan de funcionar.

Revisión diaria

Aparte de revisar todas las piezas móviles una vez al año, también le aconsejamos realizar una revisión visual más a menudo, o, incluso mejor, todos los días. Lleva muy poco tiempo y se puede realizar durante el proceso de lavado. Así se puede, por ejemplo, detectar a tiempo cualquier fuga de la bomba y, con ayuda de un juego de mantenimiento, arreglarla. Si se detecta una fuga en el mantenimiento anual, entonces es posible que ya haya muchos daños, lo que significa también mucho más dinero que tendrá que gastar para poder arreglar el problema.

Caja eléctrica y parada de emergencia

Además de todas las piezas móviles, también es importante revisar y limpiar la caja eléctrica. El polvo que se acumula en la caja debe limpiarse, por lo menos, una vez al año para que la temperatura de la caja no se eleve demasiado y siga funcionando el ventilador pequeño de la caja. No debe usarse agua para limpiar el interior de la caja bajo ningún precepto. El polvo se puede limpiar con una aspiradora. También hay que revisar la parada de emergencia para que no falle en caso de que ocurra algo.

Evitar averías

Un buen mantenimiento de la lavadora de cajas reduce considerablemente la posibilidad de averías. Pero, en este caso, el mantenimiento no es lo único que desempeña un papel importante. También la calidad de los portadores de carga que se lavan en la lavadora de cajas debe ser buena. Las cajas no pueden estar rotas o demasiado dañadas. Por ejemplo, si los bordes de las cajas están desencajados, existe el riesgo de que no se transporten las cajas debidamente a la lavadora por la cadena y que la lavadora se averíe. También las bolsas de plástico que se encuentren todavía dentro de los portadores de carga pueden ocasionar averías quedándose atascadas en la cadena. ¡Así que esté siempre atento!  

Más información

¿Quiere saber más sobre el mantenimiento anual de su lavadora de cajas? No dude en contactar con nosotros. ¡Nuestros especialistas estarán encantados de asesorarle!

Elpress expertos tecnicos

John van der Heijden
Elpress Contactar