¿Por qué es importante una sala blanca y cómo hay que limpiarla?

Elpress Sistemas de limpieza

Los avances en nuestras condiciones de vida y la creciente importancia de una higiene óptima en el proceso de producción y procesado hacen que los requisitos sean muchos más altos. No solo en la industria alimentaria, sino también en la farmacéutica, en la de los chips y en la sanitaria. En este blog aprenderá sobre el papel que desempeña una sala blanca y cómo limpiarla debidamente.

¿Qué es una sala blanca?

Una sala blanca es una zona de trabajo diseñada específicamente para limitar y gestionar en la medida de lo posible la contaminación por partículas de polvo fino, fibras, microorganismos, gotas o vapores durante el proceso de producción o procesado. Para ello, se diseña, construye y usa específicamente un espacio de tal forma que se puede reducir, medir y controlar la cantidad de partículas «contaminantes». Además, el aire exterior se filtra mediante filtros HEPA antes de que entre en la sala blanca y la presión de aire en el interior de la sala es superior a la del exterior para que no pueda entrar aire contaminado.

¿Qué tipo de salas blancas hay?

Hay salas blancas de todo tipos y tamaños: desde salas enormes en las que se encuentran todas las instalaciones de producción hasta salas con un par de metros cuadrados o, incluso, con solo espacio para una mesa de trabajo. Por lo general, tienen una ventilación vertical (excepto en salas altas, ya que esas suelen tener ventilación horizontal) y se construyen con paneles de pared específicos (Monobloc, Hardwall, Softwall).

Dependiendo de la cantidad y el tamaño de las partículas en el aire, la norma ISO 14644-1:2015 divide las salas blancas en clases específicas: desde ISO-1 (grado más alto de pureza) hasta ISO-9 (grado más bajo de pureza).

¿En qué industrias se utilizan las salas blancas?

Las salas blancas se usan en diferentes industrias, como:

  • Industria alimentaria: para la seguridad alimentaria, elaborar productos libres de lactosa o gluten o alargar la fecha de caducidad de productos frescos.
  • Industria farmacéutica: para elaborar medicamentos seguros.
  • Industria de los chips: para fabricar chips y semiconductores funcionales.
  • Sanitaria: para tener quirófanos limpios.
  • Laboratorios: para realizar ensayos sin contaminación.
  • Energía sostenible: para fabricar paneles solares que absorban bien la luz del sol.

¿Qué medidas preventivas tienen que tomar los usuarios de una sala blanca?

Una de las fuentes potenciales de contaminación más importantes son las personas mismas. Las personas siempre llevan encima pelo y caspa, así como fibras y partículas de polvo de su ropa. Para evitar la contaminación, las siguientes medidas preventivas (dependiendo de la industria y de los requisitos legales) son en mayor o menor medida esenciales:

  • Lavar a fondo y minuciosamente las manos.
  • Llevar puesta ropa especial: por ejemplo, redecillas o capuchones, monos, calzas o cubrebotas, mascarillas y guantes. Estos artículos suelen ser de poliéster y se sustituyen y se lavan de forma regular en una lavandería especial.
  • Adentrarse a la sala blanca mediante una esclusa de aire (a veces con una ducha de aire) con una estera adhesiva.

¿Qué criterios debe cumplir una sala blanca?

Para evitar que varios productos o una línea entera de productos se contamine, es importante que la sala blanca permanezca limpia para poder trabajar de forma higiénica y segura, cumplir con los requisitos de calidad y salvaguardar la salud pública.

Por eso, las salas blancas deben cumplir con ciertos criterios:

  • Solo el personal cualificado para realizar procesos y labores en salas blancas tiene acceso a la sala.
  • Dicho personal debe pasar por el proceso de higiene antes de adentrarse a la sala blanca.
  • Los materiales de la sala blanca deben ser impenetrables para los microorganismos, no deben liberar polvo y deben ser fáciles de limpiar.
  •  La misma sala blanca tiene un sistema de circulación del aire que mantenga fuera partículas indeseadas.

¿Cómo se usa de manera óptima una sala blanca?

Cada industria utiliza las salas blancas a su propia manera. Aun así, los siguientes puntos son aplicables a todas las industrias a la hora de usar una sala blanca de forma óptima:

  • Hacer especial hincapié en la higiene personal. Si no entra nada indeseado en la sala, no hará falta hacer limpieza extra.
    •   Proporcionar ropa adecuada. Y realizar directrices sobre cómo ponérsela, tratarla y guardarla.
    •   Planificar el espacio para que los equipos no bloqueen el flujo de aire.
    •   Moverse despacio y tranquilo para que no se disturbe demasiado el flujo de aire y, en consecuencia, las partículas.
    •   Tocar los materiales estériles solo con instrumentos estériles y sustituirlos tantas veces como sea necesario.
    •   Invertir en un personal bien cualificado.
    •   Limpiar regularmente la sala blanca.

Consejos para limpiar una sala blanca

La limpieza de una sala blanca es un elemento importante en el uso eficaz de una sala blanca. Los siguientes consejos te ayudarán en ello:

  • Trabajar según un plan que esté basado en el grado de pureza (clase ISO) obligatorio y los requisitos al respecto que se imponen a la sala blanca. 
  • Establecer procedimientos que indiquen claramente con qué frecuencia, con qué artículos de limpieza y desinfectantes, y qué zonas y componentes de la sala blanca se deben limpiar.
  • Asegurarse de que haya un número limitado de personas que estén centradas específicamente en la limpieza de la sala blanca. Cuanto mejor equipadas estén, mejor realizarán la limpieza y ocurrirán menos casos de contaminación innecesaria en comparación con cuando hay varias personas menos especializadas limpiando.
  • Asegurarse de tener herramientas, equipos, encimeras, contenedores y cestas que produzcan la menor cantidad de contaminación posible.
  • Utilizar papel y toallitas de limpieza libres de polvo y guantes sin polvo.
  • Asegurarse de usar el mejor tipo de limpieza. Para ello, limpiar componentes de la sala blanca con espuma especial, desinfectantes específicos u otra forma de limpieza.
  • Controlar regularmente la humedad de la sala blanca para que no haya que tomar medidas adicionales.
  • Asegurarse de que la sala blanca esté seca y a la temperatura correcta después de realizar la limpieza. Realizar este control justo antes de cerrar la sala blanca y después de un horario establecido para realizar dicho control.

¿Quiere saber más sobre las salas blancas y su limpieza?

Contáctenos aquí. Estaremos encantados de ayudarle para que pueda disfrutar de los frutos de una sala blanca limpia y esté bien preparado para el futuro. ¿Desea saber más sobre sistemas de lavado? Descárguese el libro blanco «Un proceso de limpieza óptimo para cada empresa».

Elpress libro blanco

 

 

Wout Spanjers

Solicitar informacíon

Team image
Solicitar informacíon